¡Y un día volvió!


Pocos rituales más lindos que el Chori en la cancha. Más allá de un puñado de minutos en Reserva y alguna convocatoria al banco de suplentes, el sábado pasado David Vega volvió a ponerse la camiseta de Olimpo después de más de 20 meses sin jugar por diferentes lesiones musculares.

El mediocampista de 37 años ingresó a los 25 minutos del segundo tiempo ante Brown. Lógicamente, el resultado adverso opacó la noticia de su regreso y también el humor del cordobés, que fue consultado por Aurinegro Web sobre su vuelta y el inicio del torneo con dos derrotas consecutivas.


-¿Sos el único jugador del plantel con algún motivo para alegrarse esta semana?

-Hacía mucho que no jugaba oficialmente, pero es difícil estar contento con este resultado. El sábado el vestuario estaba golpeado, es un plantel joven y es normal que pasen estas cosas, pero no pueden ocurrir más. De esto se sale entrenando y corrigiendo.

-Al momento de explicar la derrota Bonjour se refirió con énfasis a cuestiones de roce muy características de la categoría.

-Coincido con Darío, son mañas que hay que incorporar. Esto es el ascenso y hay cosas que se viven solamente acá. Nos tocó jugar en una cancha que creo es más chica que la nuestra, no se podía. Pero sabíamos que iba a ser así y vamos a ir a lugares todavía más complicados.

Un pie adentro y el momento exacto de la vuelta. El último partido oficial de Vega había sido en diciembre de 2016 ante San Lorenzo.

-Hacía cinco años que no jugabas la B Nacional. ¿Qué cambios notaste desde aquella Temporada 2012-13?

-Cada año la B es más difícil. Se emparejó todo. Hay equipos muy fuertes, que se armaron muy bien, con jugadores de oficio y experiencia en Primera División. Nuestra realidad es que tenemos un equipo muy joven y eso a veces se paga. Si no estás atento y convencido es difícil ganar, especialmente de visitante y cuando el partido no se televisa.

-¿La localía influye más que en Primera División?

-Por más que uno se caliente, de visitante hay cosas que no nos van a cobrar. A veces te pueden cobrar a favor, otras en contra, pero cuanto se televisa en vivo el árbitro está más expuesto a sus errores. Es así y nos tenemos que dedicar a jugar, que es lo que mejor hace este equipo. Hay chicos que tienen muy buen pie, condiciones y futuro. Lo otro hay que aprenderlo.

-Si no se aprende una posibilidad es que Bonjour se decida por más jugadores de experiencia en cancha. ¿Cómo te sentís para jugar de titular si el DT te lo pide?

-Desde lo físico me siento bien. En Tandil sumé minutos, en Adrogué también y estoy contento por eso. Cuesta desde el banco, es difícil entrar en juego, pero me hizo bien. Estoy preparado para cuando Darío me necesite, pero él confía en los chicos y me está llevando de a poco. Y está bien, porque hacía mucho que no jugaba y no me tengo que volver loco.

Tom Wichter

(Fotos: Emiliano Lescano.)

Comentarios

comentarios