WALTER PERAZZO, PRIMERA PARTE

WALTER PERAZZO, PRIMERA PARTE

Nueve preguntas y nueve respuestas que son solo una introducción. Apenas un goteo de todo lo que Aurinegro Web conversó con Walter Perazzo, a días de que Olimpo inicie una nueva experiencia en la B Nacional después de dos temporadas en Primera.

El recambio, la pretemporada, la llegada de los refuerzos, el trabajo en conjunto con la dirigencia, sus experiencias anteriores y las primeras reacciones de la prensa bahiense componen la primera parte de una entrevista que tendrá su continuidad durante la semana y se publicará entera antes de la visita a Ferro prevista para el lunes.

El segundo capítulo será una radiografía exhaustiva del equipo y sus individualidades. Pero para empezar a conocer a este nuevo Olimpo en primera persona, ninguna palabra más autorizada que la de su DT.

 —–

-¿Siempre tuviste claro que el recambio iba a ser tan importante o fue más grande de lo que esperabas?

-Después de una campaña tan mala y un descenso lo más probable es que la mayoría de los jugadores no hayan tenido un buen rendimiento. En un principio dejé a los jugadores que me gustaban y consideraba que podían ser útiles para Olimpo, pero hubo casos como los de Laso, Mancinelli y Franzoia que quería que siguieran pero no ellos no quisieron; y Bareiro, Furch, Ibáñez y Rolle entraron en negociaciones. Esos siete jugadores tuvieron la posibilidad de seguir.

-¿Cuánto se insistió por ellos?

-Lo que corresponde. Con Mancinelli y Laso hablé varias veces, Franzoia tenía que venir a entrenar el 9 de julio y nunca dio indicios de interés. Se insiste hasta un cierto punto. Los otros cuatro tuvieron buenas ofertas y se resolvió que se vayan.

-¿La rápida llegada de los refuerzos disimuló el efecto negativo que puede arrastrar semejante recambio?

-La defensa es lo que más tiempo lleva, y yo me quería ir a la pretemporada con el bloque defensivo medianamente armado. Se logró y eso es mérito de los dirigentes, que pudieron cerrar jugadores importantes que eran pretendidos por otros clubes, y así en la pretemporada ya había un 60 o 70% del equipo. Esa primera meta la pudimos lograr.

-Después de una mala experiencia en el armado de un plantel, la dirigencia dijo públicamente que iba a ser más protagonista en las contrataciones y no iba a delegar tanta responsabilidad en el cuerpo técnico. ¿En la mayoría de las cuestiones hubo consenso o en algunos puestos hubo diferencias bien llevadas entre las partes?

-Tiene que haber intercambio de ideas con la dirigencia. Expuse mis argumentos sobre los jugadores que había que traer, y los dirigentes obviamente que en líneas generales confían en lo que uno recomienda.

Perazzo percibe ansiedad. “Estamos acostumbrados a manejar los tiempos de otra manera.”

-¿Es la primera vez que te toca armar un plantel casi de cero?

-La Sub-20 de Argentina consistía en armar y desarmar todo el tiempo. Cada vez que terminaba un torneo tenía que pensar en un plantel nuevo. En cinco años en la Selección armé cuatro o cinco planteles, estoy acostumbrado.

-En la pretemporada se trabajó mucho en espacios reducidos. ¿El objetivo en cuanto a lo futbolístico fue el conocimiento entre tantos profesionales nuevos?

-Las rotaciones de las formaciones es para que se vayan conociendo entre todos. Pero no fueron simplemente trabajos en espacios reducidos, sino que cada trabajo tenía un componente táctico diferente: off side, pique al vacío de los volantes, pases en profundidad, tenencia de pelota, movilidad, creación de espacios.

-¿Qué concepto tenés sobre la prensa que cubre las actividades de Olimpo?

-En general el periodismo deportivo es muy exitista y ansioso. La diferencia es que en Bahía creo que son más respetuosos y por eso me siento cómodo. Si bien no siempre estoy de acuerdo con los comentarios y las opiniones, me parece que en lineas generales se hacen con buena fe, y eso a nivel nacional muchas veces no sucede.

-¿En qué sentido decís que el periodismo es ansioso?

-Todavía no jugamos el primer partido y ya quieren saber si vamos a ascender o no, y este es un campeonato duro y largo. El equipo debe crecer con el correr de la competencia. Es normal que la prensa, hinchas y dirigentes estén ansiosos, pero nosotros somos profesionales y estamos acostumbrados a manejar los tiempos de otra manera.

-Considerando que las pretemporadas están llenas de 0-0 y que eso tiene su explicación en las características de una pretemporada, ¿te molestó que se dijera tanto que a este equipo le faltaba gol?

-No. Sería anormal que con 18 jugadores nuevos y diez días de entrenamiento un equipo ya tuviera todo. Lo normal no hubiera sido que nos falte solamente gol sino muchas cosas más, porque es muy poco tiempo el que llevábamos juntos y cada refuerzo viene de un mundo distinto. El armado no se hace de un día para el otro. Hoy tenemos 18 individualidades para ensamblar de a poco, y lo más difícil es la parte creativa y generar goles.

Comentarios

comentarios