Sciacqua renunció y dijo…

Sciacqua renunció y dijo…

Su decisión, las contingencias, los intentos. Su vínculo afectivo con Dagna, su autocrítica, los factores anímicos. El armado del plantel, el cambio táctico, su arraigo al club y la ciudad. Su frustración, su humor habitual, la emoción del final.

Tras el anuncio de su renuncia a la dirección técnica de Olimpo, durante 20 minutos Mario Sciacqua se despidió del club ante Aurinegro Web y otros medios que se acercaron a la conferencia de prensa que se realizó en el Carminatti.


“Antes que nada quiero pedir perdón por no haber estado en la conferencia de prensa. Siempre la hago, pero no encontraba palabras para analizar algo que todos habíamos visto. Necesitaba pensar con más tranquilidad porque anoche ya habíamos hablado de esta decisión con el cuerpo técnico. Esperamos hasta hoy a la mañana, pero lo analizamos profundamente y creemos que es la mejor decisión.”

“No me quedé sin energía, no pasa por ahí. Esto es una cuestión futbolística. Así como el torneo pasado ponía un rengo que pateaba y la ponía en el ángulo, ayer metí a un jugador en el segundo tiempo y se desgarró a los 20 minutos. Nos pasaron todas en contra: Mayer iba a ser titular contra Gimnasia de Mendoza y ese día se levantó descompuesto. Cuando pudimos habilitar a Ojeda, se lesionó.”

“Fue la mejor semana de entrenamientos que tuvimos, y ya vieron cómo se dio el partido… Cambié el sistema para tener más equilibrio defensivo y nos hicieron un gol como si estuviéramos jugando con línea de cuatro.”

“Tengo que pensar en este hombre (por Dagna) que pone la cara, nos trajo y nos respaldó. Pero llegó un momento en el que tenía que decirle: ´Alfredo, gracias por el respaldo pero tengo que ser coherente y tener sentido común´”. 

“No hay nada raro. Todos estábamos convencidos de que estos eran los refuerzos indicados. En la primera conferencia decíamos que por el armado del plantel éramos un equipo como para estar en mitad de tabla. ¿Quién podía decir algo en contra de Lentini, tercer goleador de la B Nacional? Estábamos todos felices, pero vino, se lesionó y le llevó un mes ponerse bien.”

“Me considero un entrenador que potencia futbolistas: que agarro a un jugador de 5 puntos y lo hago rendir 7. Nos costó hacerlo porque tuvimos muchos lesionados y nos faltó un plan B. No pensábamos que Caballuci se iba a lesionar y por tanto tiempo, y hoy Vidal sería titular en el equipo.”

“Pensé que iba a hacer debutar más chicos. Cuando los jóvenes entran en un sistema que no está funcionando, es complicado que rindan. El torneo pasado Herranz debutó en Primera contra Patronato y fue el mejor jugador. Este torneo fue a jugar contra Unión y lo echaron.”

“Todos estábamos convencidos de que estos eran los refuerzos indicados”, recordó Sciacqua sobre el armado del plantel.

“El partido para acomodar el barco era contra Huracán. Porque no soy tonto: en la Copa Argentina le ganamos a un equipo del Argentino A. Ese día había que ganar como sea, pero era lo más normal.”

“La credibilidad y el ánimo del jugador pasa por los resultados. Fornari es el jugador más rápido y anoche parecía que no tenía cambio de ritmo. Es una cuestión psicológica, ¿o vos te creés que el profe cambió el plan de entrenamientos? Entrenamos de la misma manera que cuando estaban Pizzini, Caballuci, Coniglio y los que el torneo pasado hicieron diferencia.”

“Hay que cambiar de aire y yo no puedo cambiar 30 jugadores y decirle a Alfredo que empiezo a jugar con la Cuarta. Sería una falta de respeto hacia los jugadores que traje e hice que se queden.”

“En Bahía nos sentíamos en nuestra ciudad. Con Mamani abrimos una escuela de fútbol en Maldonado, Andrés (Lillini) estaba con su familia. No es por quedarnos sin trabajo, es que sentí que había encontrado mi lugar. El cumpleaños de mi hija lo festejé en Bahía Blanca, en mi departamento y con las hijas de Andrés. Casi que contratamos chicos para que se sintiera contenta, pero ella quería festejarlo en Bahía.”

“Para mi irme es como un desarraigo, lo digo de corazón. Pero tengo que poner los pies en la tierra y pensar en la gente, la dirigencia y el tiempo que se puede perder en una situación en la que veo que estoy tirando de la soga. Tiene que venir otra persona. El fútbol es así, aunque se hace más difícil cuando hay cariño y afecto.”

“En Alfredo conocí a una persona con un pensamiento distinto y yo no puedo fallarle. Nos consideramos gente de bien, no esos tipos que se aferran y esperan que los echen para cobrar indemnizaciones y juicios, tomamos esta decisión que a los jugadores les va a venir bien.” 

“La semana pasada alguien dijo que yo no estaba conforme con Olimpo. ¿Cómo no voy a estarlo? Sería un desagradecido si no estuviera conforme. Cuando todos decían que venía para dirigir en la B Nacional, este hombre (Dagna) me trajo convencido para seguir en Primera. A eso le agregamos laburo y encontramos un estilo.”

“Fui feliz en Olimpo. Voy a extrañar las caminatas por la calle Alsina, la plaza, la Catedral en la que conocí tantos curas amigos que me hicieron aumentar la fe. En mi carrera de entrenador es un antes y un después. Y bueno… Gracias.”

(Cubrió: Tom Wichter.)

Comentarios

comentarios