Sciacqua festejó y dijo…

Sciacqua festejó y dijo…

La permanencia, el 4-3-3 y los videos de Robben para Troyansky, el momento de Coniglio, la dedicatoria a Pizzini, el compromiso grupal, su religión, agradecimientos varios y el empate ante Independiente como bisagra. Luego del 3-0 ante Aldosivi el técnico Mario Sciacqua respondió a las preguntas de Aurinegro Web y otros medios acreditados en Mar del Plata.

“Más allá de que me solidarizo con la gente de Aldosivi, merecemos quedarnos en Primera por lo que demostró el equipo a lo largo del torneo.”

“Le advertí a los jugadores que iba a sacar de la cancha al que preguntara cómo iba Temperley.” 

“Enseguida cambiamos el esquema a un 4-3-3 con Troyansky de extremo. Anoche estuvimos dos horas con el Pocho mostrándole videos de Robben para que entendiera el puesto, porque está acostumbrado a jugar por el centro. Muchas jugadas se generaron con él por afuera.”

“Tratamos de ser sólidos defensivamente porque sabíamos que ellos necesitaban ganar, pero siempre con la idea de contrarrestar las ofensivas de ellos con contragolpes y asociaciones rápidas. Y cuando el 9 está bien y los extremos están conectados somos determinantes.” 

“Yo no recuperé a Coniglio, el que entendió lo que tiene que hacer un centrodelantero fue él. Pero para que pueda ser el de los últimos partidos necesitaba de Caballuci, Tellechea o Troyansky.”

“Este triunfo es para Francisco Pizzini que fue determinante en todo el torneo. El entretiempo con Boca fue complejo porque íbamos 0-2, Francisco estaba lesionado y los chicos bastante caídos, pero salieron a jugar de la misma manera que lo hicieron hoy todo el partido: agresivos y conectados.”

“Enseguida cambiamos el esquema a un 4-3-3”. Videos del holandés Robben para que Troyansky entendiera su nueva posición en la cancha.

“Los jugadores se fueron convenciendo y se generó una mística importante con el cuerpo médico, la utilería, los cancheros, los kinesiólogos, los porteros. Los vínculos son determinantes en procesos positivos, y el equipo se aferró a eso y le sumó obviamente trabajo táctico y estratégico.”

“Cuando terminó el partido pensé mucho en los curas amigos que tengo en Bahía. Ellos fueron mi sostén espiritual durante todo este tiempo. No por una cuestión deportiva sino de desarraigo, porque no estoy acostumbrado a estar lejos de mi casa.”

“En la primera conferencia de prensa conté que era un hombre de fe y alguno habrá pensado que soy loco o medio boludo, pero sí, soy un hombre de fe y eso es lo que me mantuvo vivo. Voy todos los días a misa. En mi grupo de trabajo tal vez no son tan católicos, pero entienden, me respetan y nos contagiamos.”

“Agradezco a toda la gente de Bahía, al periodismo, a la gente que nos acompañó y el último tiempo se entusiasmó. A la dirigencia, a Alfredo Dagna que me trajo cuando todos pensaban que era un técnico de Nacional B. ¿Sabés la satisfacción que genera dirigir en Primera División y mantener el equipo en Primera?” 

“El clic lo hicimos con Independiente. Veníamos de ganarle a Huracán, pero también de perder con Arsenal, y en Avellaneda el equipo se conectó a una realidad deportiva que se fortaleció contra Boca.”

“Desde el 4 de enero mis charlas con el grupo no variaron en nada. Fueron cambiando los jugadores, tal vez el sistema, pero el discurso no cambió porque siempre me pareció que los jugadores estaban entusiastas y motivados. No utilizamos ni videos motivacionales, solamente diálogo cara a cara.”

(Cubrió: Tom Wichter. Fotos: Eugenio Andres.)

Comentarios

comentarios