RACING 0-2 OLIMPO: ¿POR QUÉ HOY?

RACING 0-2 OLIMPO: ¿POR QUÉ HOY?

¿Por qué hoy y no antes? Si alguien un día encuentra una respuesta el fútbol dejaría de ser tal. Fue hoy y punto: con orden, contundencia y suerte, Olimpo le ganó 2-0 a Racing en Avellaneda en la última oportunidad que tenía para no cerrar un 2016 sin triunfos de visitante.

En el primer cuarto de partido fueron siete las veces en las que el local pudo haber estropeado la estrategia de segundas pelotas. Errores en el control como el de Villanueva cuando la perdió en la puerta del área, o de cálculo como el de Champagne ante Lisandro López, o virtudes como el tiro libre de Romero al travesaño; fueron los ejemplos más evidentes de que un poco se ligó.

No es cierto que el repliegue no implica correr riesgos. Olimpo salió ileso simplemente porque la pelota pegó en el travesaño y salió. Y realmente hasta ese momento había poco para rescatar. Apenas que Pizzini se insinuaba como una esperanza solitaria, o los esfuerzos de Mansilla que conmovían hasta en las pelotas divididas perdidas.

Pero un equipo con personalidad es eso: es el que transforma una pequeña virtud en el eje del partido, y así lo hizo el Aurinegro con esos dos hombres por la franja izquierda después de ese inicio sufrido. De los pies de Pancho nació el centro para el gol de Víctor López, que fue la madre de todas las buenas noticias. Blanco en las segundas, Jacobo en todas, Pantaleone en su duelo con Guisao. Después de pasarla mal en el inicio ahí estaban los once de amarillo y negro: 1-0 arriba en un Cilindro nervioso.

Champagne se lanza a su derecha

Champagne ya se lanzó hacia el palo correcto. Atajada bisagra del partido, y ojalá también de la temporada.

En el segundo tiempo otra vez el inicio fue desfavorable. Pantaleone se lesionó a los dos minutos, Nereo desvió un zurdazo muy difícil de Licha López y en otra oportunidad se alivió por un remate desviado. Racing llegaba sin dificultad hasta la puerta del área y ante cada rechazo la jugada volvía muy rápido a la zona peligrosa. En ese contexto ocurrió el penal por mano de Carlos Rodríguez a los 21 minutos.

Champagne, con más ganas de atajarlo que Espinoza de cobrarlo, desvió el remate de Bou e inmunizó a Olimpo para el resto de la noche. Es que el Aurinegro no solamente sobrevivió a esa jugada, sino que salió bien parado en todas las contingencias posteriores.

Un grosero error de Juan Quiroga dentro del área, por ejemplo, que terminó en gol anulado. O ese ratito sin Mansilla en la cancha por asistencia médica cuando el reglamento lo amparaba a permanecer en el campo porque se trataba de una infracción sancionada con amarilla para un rival. O el vicio de Correa con la posición adelantada, que esta vez esquivó desentendiéndose de la jugada para que Blanco convirtiera el 2-0 con una definición cruzada.

Las buenas y las malas, todas salieron para el lado de Olimpo que dio un paso muy importante para sus intenciones de reinventarse.

Tom Wichter

(Fotos: Daniel Petenyov.)


SÍNTESIS

Racing (0): Orión; Pillud, Sánchez, Vittor, Álvarez; Guisao, González, Aued, Romero, López y Bou. DT: Ricardo Zielinski.

OLIMPO (2): Champagne; Villanueva, Rodríguez, López, Pantaleone; Tellechea, J. Fernández, Blanco, Mansilla; Pizzini y Coniglio. DT: Juan Barbas.

Cambios en Olimpo: ST. 2´Quiroga x Pantaleone, 25´Correa x Coniglio y 41´Freire x Pizzini.

Goles: PT. 28´López (O). ST. 38´ Blanco.

Árbitro: Fernando Espinoza.

Estadio: Racing.

Comentarios

comentarios