¡Qué susto, Guido!

¡Qué susto, Guido!

A los 25 minutos del segundo tiempo su pierna izquierda se trabó en el césped, inmediatamente pidió el cambio y su llanto desconsolado hizo pensar en una lesión de larga duración. Pero afortunadamente las primeras certezas indican que lo de Guido Villar no fue tan grave.

El primer diagnóstico del cuerpo médico de Olimpo indica que se trata de un esguince en su rodilla derecha, aunque en las próximas horas el arquero se realizará una resonancia magnética para un diagnóstico más preciso. “Estoy bien, fue solamente un susto”, contó Villar a la salida del Carminatti.

Comentarios

comentarios