OTRA VEZ ÉL

OTRA VEZ ÉL

“Pérez Guedes es un jugador de un nivel altísimo. Tiene una carrera importante por delante, tiene que seguir creciendo y aprendiendo un montón de cosas, pero es un proyecto potencialmente muy valioso y es un estilo de jugador que no abunda en el fútbol argentino”

La frase de Walter Perazzo luego del empate grafica lo que el pibe representa para los planes del cuerpo técnico a partir de julio. Martín Pérez Guedes está para desnivelar, y demostró una vez más que tiene mucho juego y años por delante. El gol del empate fue un simple premio para un jugador cuyo gran mérito es salirse del molde de la apatía general.

Forma parte de un equipo que durante un año sufrió goles fáciles y nunca encontró el rumbo, pero el volante es quien menos sufre el contagio del colectivo. En un deporte de equipo, y especialmente en el fútbol, eso es muy difícil. Ni la calidad de Rolle lo consiguió durante el Clausura, y Franzoia se fue desinflando con el correr de las fechas pese a que esta tarde también fue carta importante. Pérez Guedes vive el mejor sprint final y eso le valió el 84% de la encuesta de Aurinegro Web. Lo peligroso es que gracias a ello algunos equipos de Primera ya están afilando los dientes, y más allá de que el uso de la opción de compra lo puede convertir automáticamente en patrimonio del club, la dirigencia tal vez deba prepararse para algunas pulseadas y cumplir los deseos de Perazzo.

Elogios de Perazzo a Pérez Guedes.

Gracias a ese gol del nuevo jugador más importante del equipo, Olimpo pudo rescatar un empate justo en un partido sin tensión de competencia. Las dificultades de Díaz y Parnisari para resolver las mañas de Pavone, y el duelo individual que Casais sufrió ante Regueiro, demostraron la diferencia de jerarquía entre un plantel que no jugó por nada porque quedó eliminado de la Libertadores y otro que no jugó por nada porque se fue al descenso tres fechas antes del final.

En ventaja de arranque por un penal de Ibáñez a Romero, el Granate siempre estuvo mejor plantado en el mediocampo. Si bien la defensa mostraba ciertas grietas que recién se capitalizarían en el complemento, la tarea de Pizarro y especialmente Fritzler dificultó la llegada limpia al arco de Marchesín. En procura de un orden que permitiera ocupar mejor los espacios, los metros de distancia entre Rolle a la derecha y Pérez Guedes en el sector opuesto dificultaba la asociación de los dos creativos. Pero en el segundo tiempo el Enano se instaló definitivamente enganche, Musto se adaptó rápido a su relevo más cerca de la raya, y Franzoia mostró su mejor versión aprovechando esa mayor compañía.

Empate justo en un partido que deja poco más: paso en falso de un Casais cuyo futuro en el club intriga, un buen ingreso de Maxi Laso en el mejor momento del equipo, y una actuación de Pérez Guedes que reafirma el doble dilema que enfrentará la dirigencia: primero deberá decidir la compra del pase de Pérez Guedes, y después, si desembolsa, deberá hacer valer esa decisión.

Tom Wichter

Comentarios

comentarios