OLIMPO 2-2 TALLERES: LAS ÚLTIMAS EMOCIONES

OLIMPO 2-2 TALLERES: LAS ÚLTIMAS EMOCIONES

Momentos de euforia, frustraciones, algo de nervios en el final. Como la fecha pasada, Olimpo se despidió de la categoría con la satisfacción de ser un equipo competitivo: casi lo gana sobre la hora pero empató 2-2 ante Talleres en el Carminatti.

Las emociones se contagian desde adentro hacia afuera y los chicos dirigidos por Bonjour lo hicieron de nuevo. La apuesta fue la esperable: un orden riguroso para que la jerarquía del visitante se notara lo menos posible. Al principio se disimuló, después se controló, enseguida los dos equipos ya disputaban el partido en igualdad de condiciones y a los 15 minutos Mancinelli desperdició con un penal la oportunidad de redondear un inicio perfecto.

Más allá de esa frustración, el tiro en el palo no tuvo consecuencias porque el Aurinegro superó esa prueba de carácter. De hecho, a la T le duró el susto y por eso el mediocampo bahiense siguió ganando su batalla. García las iniciaba, Mancinelli desbordaba por su lado, pero ni Said Llambay a los 28 ni Áxel Rodríguez un rato después pudieron concretar ese dominio adentro del área.

Olimpo no pudo aprovechar su mejor momento. Ya le había pasado en Tucumán, pero esta vez las consecuencias fueron inmediatas porque a los 37 minutos Silva Torrejón marcó de lejos y Carranza no tuvo reacción cuando Santiago Silva le cabeceó desde muy cerca. 0-1 y otro obstáculo en el camino, tal vez el que más costó superar.

Desbordes, gol y algo de experiencia. Mancinelli es uno de los pocos “grandes” que la dirigencia intentará mantener en el club.

La tranquilidad del resultado y del descanso le devolvieron lucidez a Talleres, que en el inicio del segundo tiempo entendió que sus mayores chances las podía elaborar creando las condiciones para que Araujo atacando el sector izquierdo de la defensa bahiense. No pasó a mayores porque Carranza atoró un gol a tiempo, un festejo visitante se atoró por posición adelantada y alguna que otra pelota pasó cerca del palo.

Las oportunidades de acercarse al empate empate fueran pocas y dependían exclusivamente de la rebeldía de sus carrileros. El ingreso de Troyansky por Depetris no cambió la ecuación. La participación de Vidal por Llambay refrescó la franja izquierda. Pero el 1-1 llegó porque a las ganas irrenunciables se le agregó el toque de calidad que faltaba: el pase de Ibáñez para el cabezazo de Mancinelli.

Al partido le quedaban 20 minutos y Talleres necesitaba un triunfo para que su clasificación a la Libertadores no dependiera de un milagro. Por eso en los últimos minutos agregó delanteros, se expuso defensivamente y esa desesperación invitó a que Olimpo se llevara un premio mayor. En esa vorágine Silva Torrejón conectó un córner a los 42, pero en tiempo de descuento una infracción de Martín Ferreyra dentro del área derivó en el 2-2 final.

Las discusiones posteriores al partido evidenciaron que los dos equipos perdieron. Pero en estas fechas el sabor del resultado es muy pasajero. Lo que realmente estaba en juego era la última foto de un ciclo doloroso y Olimpo se despidió de la mejor manera que pudo: con espíritu competitivo y mayoría de jugadores que seguramente buscarán revancha.

Tom Wichter

(Fotos: Ayelén Angerami.)


OLIMPO (2): Carranza; Lacunza, Orozco, Herranz, Silva Torrejón; Mancinelli, García, Ibáñez, Llambay; Rodríguez y Depetris. DT: Darío Bonjour.

Talleres (2): Herrera; Godoy, Gandolfi, Quintana, Escobar; Giménez, Godoy, Ramírez; Rojas, Silva y Araujo. DT: Frank Kudelka.

Goles: 37´Silva (T). ST. 27´Mancinelli (O), 42´Silva Torrejón (O) y 51´ Herrera (T).

Cambios en Olimpo: ST. 15´Troyansky x Depetris, 23´Vidal x Llambay y 31´Ferreyra x Lacunza.

Árbitro: Silvio Trucco.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios