UNO MÁS, Y NO SUFRIMOS MÁS

UNO MÁS, Y NO SUFRIMOS MÁS

Olimpo otra vez salió adelante a puro coraje y sigue de pie en la pelea por la permanencia. Remontó dos goles de desventaja ante Boca, empató 2-2, y gracias a otros resultados viajará a Mar del Plata con una certeza: un empate ante Aldosivi será suficiente para mantenerse en Primera.

Enfrentar al campeón consagrado con anticipación no fue tan buen negocio. Porque aunque el Aurinegro haya estado atento al toqueteo visitante, aunque haya tenido respuestas ofensivas con salidas rápidas, aunque todos hayan colaborado para una presión alta e inteligente, aunque el equipo haya jugado todo lo bien que las circunstancias le permitieron; esa media hora no alcanzó para encarrilar el partido.

Las chances de gol fueron repartidas: dos para cada uno en los primeros 15 minutos. En un pequeño lapso Boca dejó jugar y allí el local demostró que con la elaboración por abajo también puede lastimar a través de una situación muy clara de Pizzini. Y un rato después Benedetto entre los centrales avisó que en cualquier momento él también puede hacer lo suyo.

La paridad era evidente hasta que Olimpo, como el domingo en Avellaneda, sufrió un gol de la manera menos pensada. No fue ninguna triangulación ni virtud técnica de la que les sobran al campeón, sino una pelota parada que generó Centurión y él mismo sin marcas cabeceó al gol. Ese 0-1 fue el principio de una pesadilla: en la jugada siguiente Benedetto definió por encima de Gabarrini y en la reanudación Pizzini sufrió una lesión que preocupa.

¡No entraba más! Troyansky, Pérez Guedes y Parnisari (dos veces) ganaron en el área antes de la chilena de Cabral.

Con todas en contra, Olimpo volvió del descanso con Pérez Guedes a la derecha y sus primeras intervenciones hicieron acordar a sus imprecisiones del partido ante Independiente. Pero el mediocampista levantó, los delanteros empezaron a ganar en el juego aéreo, y a la fuerza empezó a abrirse una pequeña ventana de ilusión. Claro que lo que predominaba era el riesgo de exponerse a las cualidades de un campeón relajado y agrandado.

El paso siguiente fue la suerte: sin ningún delantero cerca, a los 16 minutos Magallán pifió un despeje y le devolvió emoción al partido. Ahí se terminó el toqueteo de Boca. Y el Aurinegro ayudó a la fortuna recuperando pelotas en campo rival, complicando en el juego aéreo y contagiando a unos hinchas que respiraban épica.

Todo alma optimista percibía que algo lindo podía pasar, aunque una chilena de Yonathan Cabral que pega en el palo y entra superó a cualquier guión. Fue a los 29 minutos, tiempo suficiente para acariciar el triunfo en un córner que no pudo conectar Pantaleone, o respirar hondo en un tiro de Silva que pegó en el palo.

El empate se acercó más a una victoria un rato después cuando River le ganó a Aldosivi. Con ese resultado Olimpo viajará a Mar del Plata sabiendo que un empate alcanzará para quedarse en Primera. También está claro, más allá del Tiburón, que el equipo llega a esa final en su mejor momento de la temporada. A no aflojar.

Tom Wichter

(Foto: Eugenio Andres.)


SÍNTESIS

OLIMPO (2): Gabbarini; Parnisari, Cabral, Rodríguez, Pantaleone; Pizzini, Blanco, Villarruel, Caballuci; Troyansky y Coniglio. DT: Mario Sciacqua.

Boca (2): Rossi; Jara, Tobio, Magallán, Silva; Gago, Barrios, Pérez; Pavón, Benedetto y Centurión. DT: Guillermo Barros Schelotto.

Goles: PT 41′ Centurión (B) y 42′ Benedetto (B). ST. 16′ Magallán en contra (O) y 29′ Cabral (O).

Cambios en Olimpo: ST 0′ Pérez Guedes x Pizzini y 34′ Álvarez x Rodríguez.

Árbitro: Federico Beligoy.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios