OLIMPO 2-1 A. TUCUMÁN: ALIVIO ASÍ DE GRANDE

OLIMPO 2-1 A. TUCUMÁN: ALIVIO ASÍ DE GRANDE

A veces con goleada como ante Godoy Cruz, o a veces sufriendo hasta el final. Pero de los malos momentos se sale jugando mejor que el rival y ganando, y eso hizo Olimpo esta noche ante Atlético Tucumán: 2-1 y aire.

En un contexto de paridad inicial, la presión fue más baja que la habitual y el que más desgaste hizo para ejecutarla fue David Vega. Lógicamente, a su físico ese desdoble le costó. Encima a los 13 minutos un pelotazo largo, al que no pudo llegar ningún volante central para ayudar a la defensa, terminó en un duelo dos contra dos que Zampedri definió desviado. Esa jugada, además de una chance de gol, encendió malos recuerdos de los envíos largos que tanto daño hicieron hace una semana en Junín.

Fernández y Villarruel, también como ocurrió hace una semana, fueron el primer eslabón para enderezar el rumbo desde el mediocampo. Y Jacobo Mansilla, el Señor Contagio, fue el punto de partida para que el Aurinegro fuera definitivamente superior: a los 18 minutos se hizo un espacio, probó con un buscapié y asistió a Correa, que empujó al gol pero en posición adelantada. Allí empezó la curva ascendente del rendimiento bahiense.

Una vez normalizada la noche, y una vez asumida la iniciativa, lo que faltaba era plasmarlo en el resultado. Entonces el Chori salió de la cueva. Hasta ese momento con mucho desgaste sin pelota y a veces fuera de ritmo con ella, Vega demostró que también se puede ser rápido con la cabeza: casi de espaldas asistió a Mansilla y justificó su titularidad.

Coniglio convirtió el 2-0 abajo del arco.

Coniglio convirtió el 2-0 abajo del arco. La jugada la comenzó Mansilla, “rengo” tras un fuerte golpe. Golazo opacado por el sufrimiento final.

Con el 1-0 y los caminos cerrados para el rival desde hacía rato, la victoria solo podía correr peligro a partir de los mismos factores de siempre: virtud del rival o impericia propia. El Decano apenas apostó tibiamente a que Leandro González se cerrara unos metros hacia el centro. Y los de Cristian Díaz, con lapsos mejores y peores, se enfrentaron más a sus propios fantasmas que a la estrategia tucumana.

También hubo táctica, claro. Cuando Menéndez reemplazó a Rodríguez para ganar centímetros el pronóstico anunció lluvia de pelotazos, lo que provocó que Olimpo cambiara la orientación del triángulo de la zona media con el objetivo de que Julián Fernández, más retrasado que el resto de los volantes, estuviera siempre dispuesto a despejar el peligro de una segunda pelota. Y también hubo cambios: los primeros minutos de Caballuci fijaron todavía más el 4-1-4-1 pero no aportaron contragolpes. La lesión de López obligó a gastar un cambio. Y Coniglio pudo oxigenar la ofensiva gracias a que no hubo necesidad de retoques en otros sectores del campo.

La estructura colectiva amenazó con resentirse cuando Mansilla, ya con los tres cambios gastados, sufrió un fuerte golpe y dejó la cancha en camilla. El Señor Contagio dio vuelta la ecuación: se bajó de la camilla, entró con visibles dificultades para correr, recuperó una pelota en campo propio, se sacó de encima a un rival con un caño, limpió la jugada con una pared con Coniglio, y habilitó a Pizzini para que desborde y le sirva el gol al 9, que participó de la gestación y definió abajo del arco. Fútbol y corazón en partes iguales. Golazo. 2-0.

Un error de Cabral, una definición de Menéndez, la duda entre Champagne y Tellechea en un centro, el retroceso de Coniglio hasta el área propia para dar una mano en los cabezazos y una situación muy clara en el tercer minuto de descuento; fueron síntomas evidentes de temor. Es que ganar cuesta mucho: hasta ahora Olimpo lo hizo una vez cada cuatro fechas. El próximo objetivo es acostumbrarse.

Tom Wichter

(Fotos: Eugenio Andres.)


SÍNTESIS:

OLIMPO (2): Champagne; Tellechea, Rodríguez, López, Villanueva; Fernández, Villarruel; Pizzini, Vega, Mansilla; y Correa. DT: Cristian Díaz.

Atlético Tucumán (1): Ayala; Di Plácido, Bianchi, Canuto, Evangelista; Aliendro, Leyes, Acosta, González; Rodríguez y Zampedri. DT. Juan Manuel Azconzábal.

Goles: PT. 32´Mansilla (O). ST. 32′ Coniglio (O) y 37′ Menéndez (AT).

Cambios en Olimpo: ST. 15´ Coniglio x Correa, 20′ Caballuci x Vega y 24′ Cabral x López.

Árbitro: Fernando Rapallini.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios