OLIMPO 1-2 BELGRANO: MEJOR E INSUFICIENTE

OLIMPO 1-2 BELGRANO: MEJOR E INSUFICIENTE

Olimpo mejoró pero perdió. Y en función de eso hay dos lecturas: el rendimiento es un atenuante porque el equipo progresa, o el resultado es un agravante porque ni así, ni funcionado con lo que hay, es posible dejar de padecer todo lo que falta de tres cuartos de cancha hacia adelante. En el primer partido del año fue 1-2 ante Belgrano.

Con lo que había en cancha bastante se disimuló la ausencia de una gambeta como la de Fornari o el desequilibrio de alguien que pueda aportar algo parecido. El gran responsable fue Emiliano Tellechea, el mediocampista más apto para romper líneas y el origen de todas las situaciones de gol del Aurinegro. Fueron seis, más que en toda la pretemporada, e iniciadas en el mismo par de piernas.

Pero no hubo caso porque en algunas respondió Acosta y otras, como la de Luis Vila a los ocho minutos con el arquero vencido, se desperdiciaron. Justo él, que en la pretemporada había logrado romper defensas casi en soledad, esta vez no pudo con la más fácil y terminó con la primavera que lo había catapultado a la titularidad.

Troyansky, su compañero de ofensiva, también quedó expuesto pero no por un gol errado sino por el origen del 0-1. En pocos segundos tres veces erró pases simples y así le permitió a Belgrano insistir en campo rival. En la tercera de esas jugadas Guevgeozián aguantó de espaldas adentro del área y Ramis definió cruzado. Ni Ojeda, ni Rosales ni Carranza pudieron evitarlo.

Tellechea contra tres. El uruguayo fue protagonista de todas las chances que tuvo Olimpo para convertir.

Tellechea casi lo empata tras una asistencia del Pocho, al rato el uruguayo devolvió gentilezas y Troyasnky también estuvo cerca con un cabezazo, pero el 1-1 no llegó y el descanso le permitió a Lavallén solucionar sus problemas defensivos. ¿De qué manera? Simplemente con repliegue, la fórmula más sencilla en general, y la más efectiva cuando el equipo que está obligado a buscar el gol no tiene recursos para desequilibrar.

Por eso en el segundo tiempo la pelota circulaba pero lejos del área rival, los marcadores de punta se proyectaban pero no penetraban, los delanteros eran neutralizados, y de a ratos los defensores centrales erraban al no encontrar receptores. Encima, con la cabeza puesta en cómo vulnerar al Pirata, nadie fue a buscar esa segunda pelota que Matías Suárez embocó desde afuera del área.

En lapsos puntuales del partido Belgrano ya había sido prolijo para manejar la pelota a dos toques, y con dos goles de ventaja potenció esa virtud para que la esperanza del Aurinegro se derrumbara durante la última media hora. Logró exigir un poco más a la defensa cordobesa con el juego aéreo de Lentini y Depetris, pero para convertir hizo falta que el arquero visitante le regalara una pelota al mejor jugador del local. El tema es que ya no quedaba tiempo.

Tom Wichter

 

(Fotos: Gaspar Altamirano.)


SÍNTESIS:

OLIMPO (1): Carranza; Rosales, Ojeda, Cahais, Pantaleone; Tellechea, Bellocq, Porras, Villarruel; Troyansky y Vila. DT: Christian Bassedas.

Belgrano (2): Acosta; Guidara. Godoy, Lema, Benitez; Ortíz, Lértora, Suárez; Sequeira, Guevgeozián y Ramis. DT: Pablo Lavallén.

Goles: PT. 21′ Ramis (B). ST. 14′ Suárez (B) y 45′ Tellechea (O).

Cambios en Olimpo: ST. 16′ Llambay x Porras, 21′ Lentini x Vila y 36′ Depetris x Troyansky.

Árbitro: Juan Pablo Pompei.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios