OLIMPO 1-1 TEMPERLEY: AL BORDE DE LA CAÍDA

OLIMPO 1-1 TEMPERLEY: AL BORDE DE LA CAÍDA

Los números duelen y lo futbolístico angustia. Olimpo no pudo aguantar la ventaja en el primer tiempo, no tuvo reacción en el segundo, y por eso sumó un punto que sirve de muy poco: con una combinación de resultados la fecha que viene ya podría consumarse el descenso a la B Nacional.

Una corrida de Vidal a los cuatro minutos terminó en penal y, además de evidenciar la diferencia de velocidad entre algunos hombres ofensivos del Aurinegro y la defensa del visitante, sirvió para que el viento soplara a favor desde temprano a partir del remate cruzado de Tellechea.

Pero el ritmo del partido lo marcó siempre el Gasolero con su movilidad en mitad de cancha, las diagonales de Brandán a espaldas de los centrales, y a veces también pelotas al aire para aprovechar el juego aéreo con centímetros a su favor: Giordana ganó muchas y en las pelotas quietas el equipo de Bassedas contó solamente con Ojeda, Cahais y Pantaleone como únicos especialistas para el cabezazo.

Por esa vía llegó la primera chance a los 17 minutos y la pelota se fue cerca del palo derecho. La primera atajada importante de Villar fue al rato, después de un remate lejano pero fuerte. La segunda del arquero, todavía más espectacular, se originó en un pelotazo que no pudo controlar la defensa. Y en la cuarta del visitante, a los 42 minutos, llegó el 1-1 tras un tiro libre cerca de la esquina de Chile y Colón.

Perfiles cambiados que no favorecen el desborde. Covea jugó todo el partido por el sector izquierdo. 

En medio de esa inferioridad Olimpo tuvo sus chances para volver a lastimar. De hecho, en una segunda jugada Lacunza estuvo muy cerca de convertir el 2-0. Pero el tridente que conformaron Vidal, Covea y Troyansky no pudo explotar su agilidad ante una defensa grande pero lenta. Solamente la jugada previa al gol y alguna otra proyección alimentaron la ilusión en ese recurso, y el resultado final dejó el sabor amargo de que esa podría haber sido la llave del triunfo.

No lo fue porque el segundo tiempo fue preocupante. No hubo cambios, ni reacción, ni respuestas. Ni siquiera rotaron los extremos, para ver si con el perfil a favor de una vez por todas el venezolano y la Pulga podían aprovechar su explosión. Hasta la primera sustitución fueron 25 minutos en los que Olimpo observó cómo el partido le pasaba por el costado, mientras el visitante le buscaba la vuelta y Ojeda se sacaba chichones despejando.

Los cambios tampoco modificaron la ecuación. El ingreso de García por Villarruel respetó una estrategia que no estaba funcionando. El de Fornari por Vidal despertó críticas que se escucharon en todo el estadio, ya que la Pulga todavía se las arreglaba para inventar alguna gambeta y en el otro costado la gran apuesta del DT no ofrecía algo superior, aunque al menos sirvió para que Tellechea se mudara al carril derecho donde tan cómodo se siente. Y la tercera variante, colmo de las desgracias, fue forzada por la lesión del jugador que había ingresado cuatro minutos antes.

La desesperación compartida pudo haber consagrado un ganador en los minutos finales, pero ni con defensas descompensadas ninguno tuvo la lucidez necesaria. Aunque lastime el orgullo, el 1-1 fue un acto de justicia deportiva para dos equipos que están muy lejos de pelear por la permanencia con herramientas sólidas. La matemática está muy cerca de darle la razón a ese diagnóstico: en una semana Tigre, Vélez y Patronato podrían volverse inalcanzables.

Tom Wichter

(Fotos: Ayelén Angerami.)


OLIMPO (1): Villar; Lacunza, Ojeda, Cahais, Pantaleone; Bellocq, Villarruel; Vidal, Tellechea, Covea; y Troyansky. DT: Christian Bassedas.

Temperley (1): Ayala; Scifo, Bogino, Riveros, Pinto; Martelli, Arregui, Di Lorenzo, Ozuna; Brandán y Giordana. DT: Gastón Esmerado.

Goles: PT. 5´ Tellechea (O) y 43´ Brandán (T).

Cambios: ST. 25´ Garcia x Villarruel, 28´ Fornari x Vidal y 32´ Vila x Fornari.

Árbitro: Andrés Merlos.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios