OLIMPO 1-0 AGROPECUARIO: ¡Y DALE O!

OLIMPO 1-0 AGROPECUARIO: ¡Y DALE O!

Groso como toro, Orozco mojó. Sonó con todo: ¡Gol! Todos roncos como locos, con ojos llorosos. ¿Cómo no? Los porotos son oro. Con la O de Olimpo bien marcada en su grito, y al ritmo de León Gieco, Luca Orozco destrabó una noche muy complicada y el Aurinegro le ganó 1-0 a Agropecuario en el primer partido del año.

«Por lo que vimos en videos Agropecuario apuesta mucho a pelotas largas, cruzadas y segundas jugadas», había pronosticado Broggi en la previa del partido. Y no parece ser un libreto muy diferente al de muchos equipos de la categoría. Pero lo del DT no fue una frase hecha: tal vez por falta de rodaje, o tal vez por convicción, o un poco por los dos motivos, esta vez la fricción y el juego aéreo destacaron más de lo habitual.

Más que posesión repartida, de a ratos la pelota directamente no tuvo dueño. Y en esa dinámica, en el que pocos lograban bajarla al piso para tratar de elaborar, de todas formas cada equipo logró generar sus chances de gol. El Aurinegro lo hizo con la astucia de movimientos de Vidal, quien no necesita centímetros para ser un estorbo para los adversarios. Y el Sojero inquietó más que nada con los desbordes de Narese sobre el sector que defendió Iberbia.

Para arriba y con los ojos cerrados. Más necesitado y ambicioso, a pocos minutos del final Olimpo destrabó un partido complicado.

En el segundo tiempo de a poco fueron más los momentos de ilusión que de preocupación. De Iriondo estuvo siempre listo para ganar las divididas, ya sea para ganarlas o al menos molestar y facilitarle el trabajo a los zagueros. Lacunza, disminuido físicamente por una descompostura que casi le impide jugar, resignó en ataque y se enfocó en su tarea defensiva. Hubo tiros de esquina o pelotas paradas, pero el arco de Holgado no sufrió grandes sustos.

En ese rato también hubo progresos en ataque porque, ni cansados ni frustrados, aunque generar juego se hizo difícil Vega, Graciani y Llambay no dejaron de insistir. Y el ingreso de Gallegos, fresco y potente, le permitió al bahiense acercarse al gol dos veces en seis minutos: la primera vez fue con un remate de afuera del área que desvió el arquero y la segunda tras ganarle la posición a un defensor, pero la definición fue débil y exigida.

Simplemente empujando más fuerte, el 1-0 llegó a los 34 minutos. ¿Qué hacía Áxel Rodríguez sacando un lateral? Quería apurarse. ¿Qué hacía un defensor central en el área rival en una tercera jugada de córner? Quería ganarlo. Así, con un gol fuera de libreto, la ambición tuvo premio y el Carminatti se desahogó como hacía mucho no se sentía.

Tom Wichter

(Fotos: Ayelén Angerami.)


SÍNTESIS

OLIMPO (1): Holgado; Lacunza, Orozco, Sánchez, Iberbia; Graciani, De Iriondo, Vega, Llambay; Vidal y Rodríguez. DT: Marcelo Broggi.

Agropecuario (0): Salort; Gómez, Parnisari, Vesco, Colela; Narese, Papa, Blanco, Caballuci; Gagliardi y Klusener. DT: Felipe De la Riva.

Gol: ST. 34´Orozco (O).

Cambios en Olimpo: ST. 23´Gallegos x Vidal y 41´Lazo x Lacunza.

Árbitro: Sebastián Mastrángelo.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios