OLIMPO 0-2 TEMPERLEY: MILAGRO O INFIERNO

OLIMPO 0-2 TEMPERLEY: MILAGRO O INFIERNO

A partir de hoy es una cuestión de fe. Olimpo es un equipo con la defensa diezmada y condicionado anímicamente ante la situación que atraviesa, y por eso sufrió una derrota que perjudica seriamente sus chances de permanecer en la B Nacional: fue 0-2 ante Temperley en el Carminatti.

Las bajas defensivas fueron demasiadas para un plantel sin recambio para contingencias de este tipo. Cattaneo e Iberbia arrastran lesiones de una duración más prolongada que las estimadas por el cuerpo médico, Orozco se sumó esta semana a la lista de lesionados, Lacunza perdió la confianza del DT para ocupar el lateral y en noviembre se negoció la rescisión de contrato de Renzo Ramírez, un defensor polifuncional. La consecuencia es casi anecdótica: Díaz fue forzado a ocupar la zaga y antes de los diez minutos vio como a tres metros de distancia Magnín cabeceaba al gol.

Gallegos aguantó de espaldas, el equipo logró penetrar por derecha y Vega no perdió lucidez para organizar pese al 0-1 tan temprano. Así el Aurinegro le quitó la pelota al rival, requisito indispensable para pelear el partido ante un mediocampo ajeno con buena técnica y una defensa propia que intentaba acomodarse al juego.

El Chori disparó al arco un par de veces, un buscapié de Llambay cruzó todo el área sin que nadie la empujara. Aunque no alcanzó para empatarlo, el ataque fue la mejor defensa y en la cancha había de qué agarrarse para ilusionarse con que la tarde terminara mejor de lo que empezó.

Entre lesionados y falta de recambio, Díaz parchó la defensa. Antes de los diez minutos Olimpo ya perdía.

El problema es que en la tranquilidad del entretiempo el Gasolero pudo ajustar detalles en el mediocampo y ordenar su 4-1-4-1. El rival tomó nota y forzó a que Olimpo otra vez debiera proponer algo diferente para lastimar. Broggi intentó con el ingreso de Marcelo Argüello y el cambio de dibujo a un 4-3-1-2, y desde lo táctico resultó porque al minuto el delantero ingresado quedó mano a mano con el arquero. Argüello falló en el control al momento de la definición y evidenció por qué hasta hoy nunca fue solución.

Un rato después el DT debió sacrificar una sustitución por el bajo rendimiento de Graciani, de quien sí se espera que aporte la experiencia y jerarquía que al resto de sus compañeros les falta pero que en los últimos partidos flaqueó. Al rato Coacci, atrevido pero nervioso, reemplazó a Vidal, el otro encargado del desequilibrio y que todavía pareciera sentir el impacto del Cordobazo. 

Sin la magia de los dos mejores dotados técnicamente, la imagen final fue la de un equipo vencido y que encima sobre la hora fue humillado por el golazo de Brum. 0-2 y final triste, pero lógico.

La iniciativa recuperada del primer tiempo y esa modificación de esquema que fugazmente amagó con dar fruto son la síntesis de lo que ocurre en Olimpo. Hay buenas intenciones, las adversidades se afrontan con coraje, pero la falta de recursos es más fuerte y a la larga desencadena la crisis. Pasó el semestre anterior y amaga con repetirse en 2019. Ojalá en los cinco partidos que quedan la historia pueda dar un giro inesperado.

Tom Wichter

(Foto: Ayelén Angerami.)


SÍNTESIS

OLIMPO (0): Holgado; Lazo, Díaz, Sánchez, Ferreyra; Graciani, De Iriondo, Vega, Llambay; Vidal y Gallegos. DT: Marcelo Broggi.

Temperley (2): Castro; Mazur, Paz, Demartini, Prieto; Brum; Mancinelli, Cerutti, Di Lorenzo, Wilchez; y Magnín. DT: Cristian Aldirico.

Goles: PT. 7´Magnín (T). ST. 45´Brum (T).

Cambios en Olimpo: ST. 13´Argüello x Llambay, 20´Lacunza x Graciani y 28´Coacci x Vidal.

Árbitro: Gastón Suárez.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios