“Me duele no haber ayudado desde adentro de la cancha”

“Me duele no haber ayudado desde adentro de la cancha”

El descenso irremediable, su regreso al equipo, su etapa con Bassedas, el cambio de entrenador, el empate en Tucumán, el gol de tiro libre y su futuro en el club. El mediocampista Lucas Mancinelli, relegado con el DT anterior y protagonista el sábado pasado, respondió a las preguntas de Aurinegro Web horas después de recuperar espacio en la competencia interna.


-Jugaste de titular por primera vez en el año. ¿Fueron tan lindas las horas previas como las posteriores?

-Fue una alegría grande cuando Darío (Bonjour) me confirmó que iba a ser titular. Y desde lo personal fue muy lindo jugar, lo necesitaba porque no estaba entre los 18, o iba al banco pero no entraba. Venía dando el máximo y pensaba que algo estaría haciendo mal, pero siempre estuve tranquilo de que la oportunidad iba a llegar.

-¿Por qué no pudiste hacerte un lugar con Bassedas?

-En el primer semestre jugué bastante y me sentía bien, pero este año vino un técnico y no fui considerado. Tuvimos una charla y me expresó que no era de su agrado, que había chicos que veía mejor que yo. Siempre fue todo con mucho respeto. Lo veía mejor a Lacunza de lateral y a Vidal con pierna cambiada como él utilizaba. Acepté correr de atrás, trabajé para ganarme una oportunidad, bajé a jugar en Reserva las veces que hizo falta, pero la chance me llegó tarde. Me duele no haber ayudado desde adentro de la cancha.

-¿Cómo fueron esas semanas en las que sabías que no ibas a jugar?

-Con la familia lejos la cabeza se me transformaba. Me pasé días pensando qué estaba haciendo y hasta analicé irme, pero hablando con familiares y amigos me tranquilicé mucho para seguir trabajando de la misma manera.

Mancinelli, tapado por la montaña humana tras el gol. “Fue un desahogo desde lo personal y grupal”, expresó.

-¿Cómo te sentiste adentro desde el arranque después de tanto tiempo?

-Al principio estuve con muchos nervios, porque además tenía la responsabilidad de ser uno de los más grandes, pero con el correr de los minutos me tranquilicé y pude contagiar desde mi lugar.

-¿Por qué empataron en Tucumán?

-Darío (Bonjour) agarró lo que le queda a Olimpo, pero le dio confianza a chicos que respondieron bien. Tal vez Atlético Tucumán salió convencido que nos iba a pasar por arriba, pero lo tomamos con seriedad y lo sacamos adelante. El viaje también ayudó mucho a la unión del grupo.

-Te salió redondo: empataron sobre la hora y encima con un gol tuyo.

-Fue un desahogo desde lo personal y grupal. En partidos anteriores nos convertían y se terminaba, pero se cambió la mentalidad y nos contagiamos, sabíamos que alguna nos iba a quedar. Creímos en nosotros. Por más que no sirviera de nada ganar, había que cambiar la imagen del partido con Tigre.

-¿En qué ayudó el cambio de entrenador? ¿Qué pudo hacer Bonjour en apenas tres días?

-Nos dijo que fuéramos aguerridos, que lo disfrutáramos y no lo viviéramos con tensión. No teníamos la presión de ganar para salvarnos y eso ayudó. Además ya lo conocía a Darío y los chicos también. Tal vez cuando Christian (Bassedas) subía a alguno los chicos no lo entendían, pero es normal porque esas cosas necesitan tiempo.

-¿Y ahora que apareció la chance? ¿Qué va a pasar con Mancinelli el torneo que viene?

-No me llamó ningún dirigente, pero voy a esperar a que termine el campeonato. Si quieren que continúe se hablará. El club me abrió las puertas, pero no pude ayudar a mantener la categoría y todo jugador siempre quiere revancha.

(Cubrió: Nazareno Montecchia.)

Comentarios

comentarios