• 09·08·2017 20:48
  • |
  • AMISTOSO
  • |
  • Comentario/s

Los suplentes tampoco

Los suplentes tampoco

Otro rendimiento, pero el mismo resultado. Sin tantas diferencias como las que se pudieron observar en el primer turno, los suplentes de Olimpo sufrieron dos goles en un lapso de seis minutos y por eso perdieron 0-2 ante el segundo equipo de Colón.

También en dos tiempos de 35 minutos cada uno, los once elegidos por el técnico Mario Sciacqua fueron: Anchoverri; Rosales, Ojeda, Herranz, Llambay; Fornari, Blanco, Belleggia, López; Covea y Rodríguez.

Blanco y Belleggia desde el centro encontraron a Fornari y López por las bandas, y así se gestaron las acciones de Olimpo que reflejaron la iniciativa del equipo bahiense. O al menos a partir de eso el Aurinegro logró acercarse al área santafecina, aunque ningún intento fue tan claro como los cuatro que tuvo el local en un lapso de diez minutos que determinaron la suerte del partido.

Blanco cumplió en el mediocampo. Pero no alcanzó: los suplentes de Olimpo recibieron dos goles en diez minutos y también perdieron.

A los 19 minutos el palo salvó un despeje fallido de Anchoverri, enseguida Ojeda cortó con lo justo un mano a mano, a los 23 fue el 0-1 tras un cabezazo que pegó en el travesaño y picó adentro, y a los 29 ni Ojeda ni Rosales pudieron cortar un contragolpe que derivó en el segundo. 0-2 y a remar.

El desorden y los nervios de ese rato decisivo se aplacaron en el segundo tiempo a partir del criterio de Jonatan Blanco para distribuir la pelota. A eso se le sumó que Belleggia se asoció a Jony, Covea encontró espacios para desequilibrar por el sector izquierdo y así el juego se inclinó hacia el arco local.

Más allá de algunos contragolpes de Colón que podrían haber agrandado la diferencia, las chances más claras para emparejar el resultado fueron tres: un cabezazo de Nahuel López, un gol anulado a Áxel Rodríguez por una falta ofensiva discutida y un zurdazo bajo del mismo delantero que pasó cerca del palo derecho. Pero la pelota no entró nunca y por eso Olimpo pagó caro ese rato de varias equivocaciones.

Ian Grandon

Comentarios

comentarios