Herranz: “Esta semana me trabaja más la cabeza”

Herranz: “Esta semana me trabaja más la cabeza”

En la primera fecha Llambay, este año lo hizo Mayer, hace dos partidos Belleggia, y ahora le tocará a él: ante la suspensión de Rodríguez y la lesión de Parnisari, el lunes ante Patronato probablemente será el debut de Nicolás Herranz en el fútbol profesional.

“Siempre trato de estar preparado, pero esta semana me trabaja más la cabeza y la concentración en los entrenamientos”, describió sus sensaciones el defensor central de 22 años que llegó a Olimpo en febrero de 2016 luego de desvincularse de Rosario Central. Tras un año en el Aurinegro el zaguero se convirtió en el capitán de la Reserva, aunque los últimos tres partidos los observó desde el banco de suplentes del primer equipo.

A diferencia de Mayer, que ingresó en los últimos diez minutos del 0-0 ante San Martín; o de Belleggia, que lo hizo en Florencio Varela casi desde el inicio del partido; Herranz ya sabe con anticipación que su día tan esperado está muy cerca. “A Lauti y al Ruso les tocó de golpe y hubiera preferido eso para no hacerme la cabeza”, respondió con una sonrisa ante la consulta de Aurinegro Web, aunque después se puso serio: “Tengo una semana por delante y hay que estar tranquilo. Lo importante es que el grupo aconseja, acompaña y da confianza.”

Otro más en la fila de los debutantes. Herranz sonríe detrás de Belleggia, juvenil que jugó sus primeros minutos en Primera ante Defensa y Justicia.

Desde que Carlos Rodríguez fue amonestado el sábado pasado ante Vélez que saborea el debut, y por eso al día siguiente de la derrota de Olimpo miró el partido Boca-Patronato con una atención especial. “Tienen buen juego aéreo, especialmente con Quiroga”, diagnosticó el santafesino que no se achica ante el desafío: “Soy firme en la marca, me gusta el uno contra uno y tengo buen juego aéreo”, se describió.

Más allá de la semana entera que tendrá para mentalizarse, Herranz es consciente de que será difícil reemplazar al uruguayo, uno de los rendimientos individuales más parejos del plantel. Pero el jugador también eligió ver el vaso medio lleno de esa cuestión: “Los resultados demuestran que no nos están haciendo muchos goles y no nos llegan demasiado, así que por ese lado es más fácil entrar a una defensa que viene funcionando bien.

Una yapa para el defensor es que su debut en Primera ocurrirá a menos de 250 kilómetros de Zavalla, un lugar accesible para sus seres queridos. “Seguro que van a ir varios a Paraná”, sonrió nuevamente. Y no hay duda de que así será: si se suelen ver integrantes de la familia Herranz cada vez que la Reserva del Aurinegro se acerca al Litoral, gracias a Nicolás el lunes Olimpo tendrá su pequeña hinchada escondida en el estadio del Patrón.

Tom Wichter

Comentarios

comentarios