FELIZ DOMINGO

FELIZ DOMINGO

Merecido, de local, contra un rival directo y con goles de quiénes tienen responsabilidades ofensivas. Olimpo se sacó de encima varios fantasmas en una sola noche y le ganó 2-0 a Aldosivi en el Carminatti.

Por momentos más, por momentos menos, el equipo de Sciacqua siempre fue superior a su rival. Aunque el fútbol, cuando en el medio está la permanencia en Primera en juego, es más que fútbol. Y aunque la oposición del rival fue débil, había asuntos internos que solucionar para sacar adelante un partido que terminó en final feliz.

De entrada el Aurinegro ganó el mediocampo, Troyansky fue una molestia para sus marcadores y la experiencia de Llama y Lugüercio en los carriles era insuficiente para que colectivamente la defensa local se sintiera amenazada. En síntesis, el arranque fue lúcido como hace dos semanas ante Rafaela, aunque a diferencia de esa vez las situaciones de gol llegaban solamente a partir de pelotas paradas. Más en el ajeno que en el propio, eso ocurría en los dos arcos y provocó algún susto.

Fue prácticamente el único motivo de preocupación. El segundo pudo haber sido la lesión de Sacks, pero enseguida y de golpe la noche se simplificó: Gabbarini sacó desde su área, el Pocho estorbó a un defensor, Pizzini ganó de cabeza y Coniglio definió cruzado y esquinado. Desde la perspectiva marplatense el gol seguramente se analiza a partir de fallas defensivas, pero eso poco importa unos kilómetros más al sur: los de amarillo y negro hicieron lo que tenían que hacer. 1-0.

Brum siguió de cerca a Pizzini, pero esta vez el desequilibrio lo aportó Caballuci. 2-0 y ahora la presión es de los rivales directos.

Iba media hora de partido y el Tiburón no mostró síntomas de reacción, ni en los últimos 15 minutos del primer tiempo ni en los primeros 20 del segundo. Así, la tarea de Olimpo tuvo consignas claras: minimizar el riesgo de pelotas quietas, bancar los pelotazos a Penco, que cada jugador se la pasara a un compañero y esperar con paciencia el hueco para lastimar por segunda vez.

En ese contexto fue un pecado que en diez minutos Aldosivi se acercara dos veces vía contragolpes. También hubo un rato de desconcierto con la pelota luego de que Perazzo decidiera dos modificaciones juntas para renunciar al juego asociado y apostar con fuerza por la lluvia de pelotazos al área de Gabbarini. Uno de esos intentos visitantes derivó en un tiro en el palo.

Fueron dos pequeños lapsos de menos de diez minutos cada uno que no le quitan a Villarruel y Tellechea el cartel de protagonistas de la noche. Prueba de ello es que las aproximaciones más claras siguieron siendo bahienses: un tiro libre y un buscapié, en ambos casos de Caballuci, y un error defensivo que casi aprovecha Gaona Lugo en una de sus primeras intervenciones en el torneo.

Un rato después Caballuci, mediocampista pero que por tercera vez en un mes pisa el área y convierte, premió con un gol su mérito de haber sido el mayor arma de desequilibrio del equipo. Su zurdazo venció a Campodónico, atravesó la red, salió del Carminatti, agarró la ruta 3 y ya llegó al Gran Buenos Aires. Sí: es que desde el 2-0 la pelota la tienen Temperley, Arsenal y Quilmes. Este domingo toca sonreír.

Tom Wichter

(Fotos: Eugenio Andres.)


SÍNTESIS

OLIMPO (2): Gabbarini; Sacks, Cabral, Rodríguez, Villanueva; Pizzini, Villarruel, Tellechea, Caballuci; Troyansky y Coniglio. DT: Mario Sciacqua.

Aldosivi (2): Campodónico; Quilez, Alegre, Galván, Canever; Lugüercio, Díaz, Brum, Llama; Bandiera y Penco. DT: Walter Perazzo.

Goles: PT. 30´Coniglio (O). ST. 36´Caballuci (O).

Cambios en Olimpo: PT. 29´Pantaleone x Sacks. ST. 30´Gaona Lugo x Troyansky y 40´Parnisari x Pizzini.

Árbitro: Silvio Trucco.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios