Dos golpeados y un regreso

Dos golpeados y un regreso

La vuelta hasta Bahía Blanca se realiza en dos tramos, y con el objetivo de no perder tiempo el plantel de Olimpo aprovechó su estadía en Jujuy para entrenar esta mañana en una cancha ubicada en la localidad de Perico, a unos kilómetros de San Salvador.

Además de analizar el empate ante Gimnasia y realizar tareas regenerativas, el cuerpo técnico comenzó a planificar el partido ante Santamarina y a trabajar en la recuperación de dos jugadores que terminaron el partido ante el Lobo con dolores: Luca Orozco recibió una paralítica en su pierna izquierda y Said Llambay está afectado por un golpe en la rodilla y tobillo izquierdo.

Los dos jugadores mencionados están a tiempo de jugar ante el equipo de Tandil, pero deberán trabajar diferenciado hasta que se recuperen. Los que en principio la tienen más complicada de cara al domingo son Agustín Cattaneo y Raúl Iberbia, en ambos casos por desgarros, mientras que Ezequiel Viola se realizará una radiografía en su mano izquierda para ver cómo evoluciona su dedo fisurado.

Llambay, esta mañana en Perico con gesto de dolor. Él y Orozco entrenaron diferenciado.

El que sí está a disposición del DT es Leandro Lacunza luego de cumplir su suspensión por cinco amarillas. En ese sentido, el único jugador del plantel que sigue al límite de un castigo es Luca Orozco, con cuatro amonestaciones en lo que va de la temporada.

Tras el avión y el colectivo que devolverá al Aurinegro a la ciudad en las primeras horas del martes, la agenda de entrenamientos continuará mañana a la tarde con un amistoso ante Libertad en el que participarán exclusivamente aquellos que no jugaron en Jujuy.

La semana de trabajo continuará hasta el sábado inclusive y el domingo a partir de las 17 en el Carminatti el equipo de Broggi enfrentará a Santamarina por la fecha 18 de la B Nacional.

(Cubrió: Tom Wichter.)

Comentarios

comentarios