DE CABEZA VALE TRES

DE CABEZA VALE TRES

Como ante Colón, y posiblemente así sea durante todo el torneo, Olimpo propuso un partido de juego cerrado y resultado abierto hasta el final. Esta vez salió redondo: con gol de Yonathan Cabral a diez minutos del final fue 1-0 ante Banfield en el Carminatti.

En el inicio el Aurinegro no le encontró la vuelta a la posición de Brian Sarmiento. Es que el enganche, detrás de los mediocampistas centrales, logró una superioridad numérica con sus volantes de contención: tres visitantes contra Blanco y Villarruel. Así se generó la infracción que terminó con un tiro en el palo, y también la chance que salvó Cabral a los nueve minutos.

Sciacqua corrigió con algún ajuste táctico, pero fundamentalmente los jugadores lo hicieron con el corazón. Esa es la identidad manifiesta del equipo: defender con esfuerzo y atacar a la fuerza. En el primer tiempo salió mejor por derecha que por izquierda, a través de la atención de Villanueva, la viveza de Tellechea y la decisión de Strahman.

Como el recurso es el empuje, las chances de gol tardaron en llegar pero cayeron todas juntas. A los 38 minutos Parnisari convirtió en posición adelantada, luego Blanco no pudo con una pelota que se le escapó al arquero, y enseguida Coniglio avisó con una media chilena exigida.

fsd

Olimpo lucha, empuja y así sumó cuatro puntos sobre seis disputados. Lo abrió Cabral con una pelota parada.

La apuesta al juego directo y las segundas pelotas se mantuvo en el segundo tiempo, a tal punto que Falcioni intentó neutralizarlo con el ingreso de Cobo y altura cerca de la dupla de delanteros locales. Y los intentos de Banfield, más allá del talento de Bertolo, no prosperaron por el respaldo defensivo de quien correspondiera: Villanueva a Tellechea, Cabral a Villanueva, Parnisari a Cabral, un mediocampista central a quien hiciera falta. No hubo espaldas descubiertas.

Pasaban los minutos y la aguja se movía poco y nada. Cuando Pizzini logró un desborde, Tellechea tuvo la suya por el lado opuesto. Cuando Pizzini dejó corto un pase, Banfield casi convierte de contragolpe. Así de fino fue todo durante más de media hora de un equilibrio marcado como el del lunes pasado en Santa Fe.

La noche se rompió como suele ocurrir en estos empates cerrados: de pelota parada, en este caso un tiro de esquina. Lo ejecutó Vidal, con la misma precisión que sirvió para asistir en un par de goles de la pretemporada (Godoy Cruz y Santamarina). Lo cabeceó Cabral, soldado heroico, con un salto de gloria que hizo retumbar el Carminatti.

Hay virtudes por mantener, individualidades por recuperar, limitaciones por disimular y también motivos para la ilusión. Por eso cada partido será una historia diferente, aunque la propuesta de Olimpo sugiere que habrá un denominador común: el sufrimiento hasta el final. Es lo que hay y por ahora funciona. Así que a acostumbrar el corazón, porque recién van dos y quedan 14.

Tom Wichter

(Foto principal: Eugenio Andres.)


SÍNTESIS

OLIMPO (1): Gabbarini; Villanueva, Cabral, Parnisari, Pantaleone; Tellechea, Blanco, Villarruel, Pizzini; Strahman y Coniglio. DT: Mario Sciacqua.

Banfield (o): Navarro; Bettini, Matheu, J. Rodríguez, Soto; Remedi, Cecchini; Sperdutti, Sarmiento, Bertolo; y Cvitanich. DT: Julio Falcioni.

Gol: ST. 36´Cabral (O).

Cambios en Olimpo: ST. 27´Vidal x Tellechea, 30´Pérez Guedes x Blanco y 42´Fernández x Coniglio.

Árbitro: Néstor Pitana.

Estadio: Carminatti.

Comentarios

comentarios