Comunicado de Aurinegro Web: NOS VAMOS

Comunicado de Aurinegro Web: NOS VAMOS

Decisión tomada hace rato pero que hoy, con dolor, decidimos comunicar: después de ocho años cubriendo a Olimpo por todo el país, Aurinegro Web baja la persiana y se despide de todos los hinchas. Y da explicaciones, por supuesto.

Planificar cómo hubiera sido la cobertura en el Federal A sonaba complicado, pero nunca llegamos a eso. El cierre de este proyecto se maduró desde enero y no estaba subordinado a un resultado deportivo, sino a situaciones personales de quienes lo administran y contextos de crisis (del país, de los medios, del club) que traban la continuidad de una cobertura periodística que desde el primer día puso la vara alta.

Más agradecidos que orgullosos, les contamos a quien le interese que Aurinegro Web y Radio siempre logró cubrir sus gastos básicos de funcionamiento. Un puñado de empresas y un enorme grupo de hinchas pusieron plata en diferentes momentos de este ciclo y de esa manera ayudaron a que seamos una voz respetada por la comunidad Aurinegra. Con muchos malabares que quedarán en nuestro anecdotario, siempre logramos cubrir costos: los viajes por todo el país, los viáticos mínimos para estar unos días fuera de casa, los costos del servidor, los espacios en diferentes radios, las líneas telefónicas necesarias para una transmisión radial de calidad, y más.

Siempre “salimos hechos” gracias a ese grupo de gente que fue la inspiración para seguir. Si nos acompañaron en la Web, ¿por qué no íbamos a hacer un programa de radio semanal? Si los hinchas se coparon en campañas de financiamiento para darnos una mano, ¿por qué no subimos la apuesta y ofrecemos productos propios en una tienda online? Si con lo que conseguimos logramos ir a todos lados, ¿por qué no ofrecer transmisiones de local y visitante, y así de alguna manera los hinchas también viajan con nosotros? Si hoy arañamos un empate, ¿por qué no ilusionarse con salir ganando algún día? El reconocimiento de una audiencia fiel siempre fue el motor para hacer y proponer.

Pero no alcanzó.

La redacción de dos o tres notas diarias, que no implican simplemente sentarse a escribir sino estar, observar, preguntar, averiguar, chequear, contrastar, hurgar, volver a chequear y demás pasos de un periodismo responsable. Publicar cuatro párrafos es un trabajo que puede llevar horas. Ni hablar de los fines de semanas enteros fuera de casa. Trabajar en Aurinegro Web, para el que cubría un evento o para el editor responsable, era un trabajo de medio tiempo para arriba. Y aunque lo intentamos el balance siempre dio cero. Lo hicimos por vocación al periodismo y nos acompañó el amor al club.

No perdimos guita pero tampoco ganamos. Al principio se pudo sostener porque era una apuesta y como tal había que desarrollarla, tenerle paciencia. Después, encariñados con el espacio, cuando la ganancia no apareció adentro la fuimos a buscar afuera, cada uno en la suya. Apretados pero organizados, en algún momento alcanzó para seguir adelante. Hoy anunciamos que hasta acá llegamos porque el contexto económico del país nos impide seguir laburando full time por una retribución part time. No nos dan los números. Ese es el motivo número uno.

Seguramente habrán quedado caminos por explorar, que no vimos o no supimos aprovechar, para que casi diez periodistas puedan autogestionar un medio y subsistir gracias al mismo. Pero toda persona cercana al rubro sabe que este oficio no está fácil. Entre otros factores, las redes sociales cambiaron las reglas de juego. Desde lo periodístico, afortunadamente el acceso a la información es más horizontal, muchas noticias están al alcance de un tweet y eso desafía la creatividad del periodista. Bienvenido sea. Pero desde lo económico las empresas privadas ya no necesitan un espacio en la web o en una radio para llegar a su clientela, sino que cada emprendimiento puede generar sus propios canales de comunicación directa. La publicidad clásica que sostenía a proyectos como estos se convirtió en anuncios de Facebook o Instagram. Esa adaptación es más compleja. Le cuesta a los medios a pulmón como éste, realizado por periodistas que de negocios entienden poco, y también a empresas periodísticas que viven de esto pero cada vez achican más sus estructuras.

Se necesita algo más para sobrevivir, y uno de los salvavidas que muchos medios encuentran es la pauta oficial. Salvo Aurinegro Web y Radio, todos los medios que viajan por el país para cubrir a Olimpo contaron en este tiempo con una espalda de auspicios de la Municipalidad. Inclusive también algunos que no viajan disponen de eso. Bien por ellos. Nosotros no pudimos entrar en ese circuito, ya sea por no dar con la puerta indicada, o por dedicarnos solamente a la información de Olimpo y no incursionar en producciones paralelas de periodismo general, con contenidos más apetecibles para la clase política que distribuye esa pauta. Ese es el motivo número dos: no haber conseguido esa gran billetera pública o privada de la que hoy dependen cada vez más empresas periodísticas.

¿Y Olimpo no pone nada? Más allá de que no puede, entendemos que el club no debe ser la pata que sostenga económicamente a un medio partidario. Hubo acercamientos de otro tipo, como trabajo en conjunto con material fotográfico o disponibilidad de plateas para sortear, por ejemplo. Pero cualquier desafío a ese límite en general termina mal. La necesidad tiene cara de hereje y una vez pisamos el palito: de buena fe, hace un tiempo un dirigente acercó un sponsor. Pero ante el primer desacuerdo sobre algo que dijimos o hicimos, se cayó todo. La plata y la relación con el dirigente.

Consideramos que el nexo que generó Aurinegro Web entre la institución y la comunidad olimpiense ya es suficiente complementación, y que otras formas de colaboración sin plata de por medio siempre conducen a lugares mejores. Por eso lamentamos que hoy dentro del club haya gente que piense que utilizamos el escudo de Olimpo para nuestro usufructo. Primero porque consideramos que es al revés, que durante ocho años acercamos al Aurinegro a todo el mundo y de esa manera alimentamos su imagen. Y segundo porque, por los motivos que ya explicamos, cubrir a Olimpo no nos resultó desde lo laboral. No hay siquiera una tajada de dinero que amerite discutir esa postura. Pero el conflicto existió y este año fue más difícil de lo habitual.

Nos reservamos los detalles y desligamos a la Comisión Directiva de cualquier responsabilidad por este cierre. No nos vamos por esto, ni cerca. Pero lo mencionamos porque a partir de estos episodios decidimos cambios en nuestra cobertura habitual y la despedida es nuestra última oportunidad para pedir disculpas públicas. A los empleados del club por no haber visibilizado sus reclamos salariales, a diferentes subcomisiones (básquet, vóley, gimnasia artística, fútsal) por no haber difundido sus actividades durante 2019 como lo hicimos en otros momentos, a la Comisión Directiva que no le brindamos nuestro espacio para dar la cara después del descenso, a los ex dirigentes que hace horas convocaron a una conferencia de prensa y no estuvimos pese a que las oposiciones o minorías en Olimpo siempre supieron que pueden contar con Aurinegro Web, y muy especialmente a todos los lectores a los que privamos de esos contenidos. Rompimos un contrato con ustedes y eso amarga un poco más este adiós.

Aurinegro Web y Radio, tal y como existió desde 2011 hasta hoy, se cierra por tiempo indeterminado. Muchas gracias por estos ocho años juntos. Nos vemos en el Carminatti.

Aurinegro Web

Comentarios

comentarios