Castaño y la causa: “La oposición demostró que no juega limpio”

Castaño y la causa: “La oposición demostró que no juega limpio”

Derecho a réplica. Luego de que en la Asamblea Ordinaria desde la oposición se refirieran a una causa por administración fraudulenta que investiga al presidente Alfredo Dagna, y tras el acercamiento al tema que publicó Aurinegro Web el viernes a la noche, desde la Comisión Directiva de Olimpo decidieron responder.

El dirigente que tomó la palabra fue el vicepresidente Antonio Castaño, que además es fiscal federal y desde sus conocimientos profesionales entendió que la nota publicada por este medio era imprecisa en algunos aspectos. A continuación, su visión sobre el estado de la causa, el origen de las denuncias y las vinculaciones políticas que observa detrás:


-¿Por qué establecés una relación política entre la causa judicial y la interna política de 2014?

-La causa se inicia en 2014. En ese entonces el vicepresidente Luis Vidili tenía aspiraciones de ser presidente y quería que Alfredo Dagna lo acompañara en su fórmula. Alfredo se negó y en ese contexto apareció esta denuncia que se presentó un viernes en la redacción del diario La Nueva Provincia. Se mediatizó durante ese fin de semana y recién el lunes, después de ser tapa, se presentó en la fiscalía. Ese mismo día Luis Vidili, Cristian Long (candidato a vicepresidente por Identidad Aurinegra) y Rolando Vega renunciaron a la Comisión Directiva.

-Esa es la denuncia por sobrefacturación que, como mencionamos en la nota, en mayo de 2015 es desestimada por el fiscal Eduardo Zaratiegui.

-Sí. La pericia de la obra en Teléfonos determinó que el club pagó mucho menos de lo que tasó el perito. Es decir que no hubo sobreprecios sino que, al contrario, la obra salió barata. Además en la causa declara el señor Guzzi, dueño de Norten. ¿Entendés lo que eso significa? El dueño de la empresa admite haber, supuestamente, inflado los precios. El denunciante es Jorge Pilloti, empleado de Norten y con varias causas penales en su contra. Y Guzzi es íntimo amigo de Vidili. Hay que atar dos o tres cabos nomás…

-¿Qué pasó desde 2015 en adelante?

-Como la primera denuncia no dio resultados tuvieron que recurrir a una nueva astucia para mantener viva la causa. Así que Guzzi, el amigo de Vidili y Long, se volvió a presentar ante la justicia denunciando cuestiones completamente diferentes a los sobreprecios investigados originalmente. Además de que eran acusaciones completamente falsas, lo hizo aportando documentación del Club Olimpo que nunca explicó cómo obtuvo. Es como si Guzzi hubiera estado pasando por la puerta del club, le cae por la ventana una carpeta con esa información y se le ocurre seguir denunciando a Alfredo. ¿Cómo le llega esta documentación a un tipo que ni es socio del club? ¿Qué interés tiene en denunciar? ¿Por que denuncia al presidente pero no a toda la Comisión Directiva de ese momento? Si se lo imputa a Alfredo la Comisión entera responde por él y consecuentemente tiene que estar imputada, y eso me incluye a mí, a Vidili y a Long. ¿A quién pretende cuidar denunciando solo a Alfredo? No sea cosa que esos papeles se los haya facilitado la gente que se fue del club el mismo día de la denuncia…

-¿Se pudo determinar cómo llegaron esos papeles a alguien ajeno a Olimpo?

-No. El club hizo una denuncia por robo de documentación, y otra al señor Guzzi por encubrimiento de ese delito. No sabemos en qué estado está, pero evidentemente esa causa nunca avanzó.

El vicepresidente Castaño estableció una relación directa entre la causa de administración fraudulenta y las elecciones del jueves.

-Robados o no, ¿a qué supuestos delitos referían esos documentos?

-Contrato de jugadores, información contable, contratos de publicidad, documentación sobre el fideicomiso… Son papeles que no dicen nada, pero que fueron distorsionados para alargar la causa. A partir de eso el fiscal Juan Pablo Fernández desarchivó la causa. Por un lado, envío copia de las actuaciones al fuero federal para que investigue el fideicomiso. Por el otro, mandó otra vez a Zaratiegui para que investigara el resto de las acusaciones.

-Vamos por partes así se entiende: ¿Qué pasó con el fideicomiso en el fuero federal?

-El fuero federal le pidió a la AFIP que se expida. ¿Sabes que respondió la AFIP? Que estaba todo bien, que el fideicomiso era legal. Ahora falta que el juez agarre esa resolución y la mande a archivo, pero eso va muy lento y mientras tanto le da letra a las malas lenguas para poder decir: “Alfredo está siendo investigado por el fideicomiso en la justicia federal”. Lamentablemente así juega la oposición, a pesar del daño que esto provoca.

-¿Y qué pasó con la segunda investigación de Zaratiegui?

-La mandó a archivo porque nuevamente entendió que no había delito y pidió el sobreseimiento de Alfredo al juez de garantías. La jueza Marisa Promé denegó el sobreseimiento porque entendió que esto solamente corresponde cuando una persona está imputada por un delito, pero Alfredo ni siquiera está imputado. Lo dice la resolución: “Se puede inferir claramente que dado que el Sr. Alfredo Dagna no reviste calidad de imputado en la presente investigación, ni ha sido sometido desde que ha sido denunciado el hecho investigado (de junio de 2014) a persecución penal alguna, entiendo deviene improcedente la aplicación del art. 323 del código Procesal penal”, que es el artículo que habla sobre los sobreseimientos.

-¿Entonces por qué Zaratiegui pidió el sobreseimiento de una persona que no está ni imputada?

-Son cuestiones de criterio. Hay cierta doctrina y jurisprudencia que entiende que una persona señalada en una causa ya adquiere la calidad de imputado y eventualmente se la puede sobreseer. Para otra corriente, si no hay mínimamente una sospecha más convincente que la simple denuncia, no se adquiere nunca esa calidad de imputado y por lo tanto no puede ser sobreseído.

-Por eso, apelaciones mediante, la causa llega a la instancia en la que está hoy: en la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal, el máximo órgano judicial de la ciudad.

-Sí. Eso está a cargo de los jueces Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou. Y ellos, en vez de pronunciarse sobre si está bien o no el pedido de sobreseimiento, dicen que para evitar posibles nulidades en el proceso hay que informar al Club Olimpo de todo lo ocurrido. Así invitó a los socios a que se sumen a la causa para aportar pruebas y convertirse en particulares damnificados. En la Asamblea un hombre de apellido Soteri (Pablo Soteri, canditado a Vocal Suplente 1° por Identidad Aurinegra) dijo haberse presentado como querellante. No sé cómo esta persona toma conocimiento de esta resolución, pero unas horas después nos enteramos de que Barbieri es amigo de toda esta muchachada: Long, Vidili, el Colorado (Altieri)… Inclusive Soteri y Barbieri juegan al fútbol en el mismo equipo.

-¿Vinculás directamente esta situación judicial de Dagna con las elecciones del jueves?

-La oposición demostró que no juega limpio. Sacaron a relucir esto a una semana de las elecciones, y así tratan de confundir a la gente. El jueves a la noche un integrante de la oposición twiteó: “Hoy en la Asamblea de Olimpo los socios tomaron conocimiento de que Alfredo Dagna está siendo investigado en una causa penal por administración fraudulenta”. O este chico en el año 2014 no leía los diarios, o su malicia no tiene límites. Cualquier persona mínimamente interesada por la vida institucional del club sabe lo que pasó en ese momento. Es lamentable lo lejos que llegaron. Atrás de sus ambiciones hay una persona que se rompió el lomo por el club. Están haciendo mucho daño.

Tom Wichter

Comentarios

comentarios