Cancha embarrada: denuncia por el sintético de Teléfonos

Cancha embarrada: denuncia por el sintético de Teléfonos

En enero de 2017 se anunció el convenio, el mayo empezaron las obras, pero la cancha de césped sintético del predio de Teléfonos sigue siendo una cuenta pendiente y su destino una incógnita. Justamente la ausencia de las alfombras de césped son las que hace dos días motivaron una denuncia penal de la Comisión Directiva de Olimpo.

¿Qué pasó? ¿Qué se sabe? La historia comenzó en enero de 2017 con la firma de un convenio entre el Aurinegro y la Municipalidad de Bahía Blanca para la construcción de una cancha de césped sintético. A través del mismo, el municipio aportó cerca de 2 millones de pesos para la obra, que lógicamente incluía la compra de los panes.

En mayo se iniciaron los trabajos correspondientes en el predio, cuyo plazo estimado por la dirigencia de ese momento era de aproximadamente un mes y medio, sujeto a las condiciones climáticas que podían postergar las labores en el suelo. En noviembre, al momento de las elecciones en el club, la obra seguía su curso y el terreno estaba prácticamente listo para su etapa final: la colocación del césped.

NUNCA VINO

Pocas semanas después la cancha empezó a embarrarse: “La empresa nunca entregó el césped”, afirmó Luciano Udi, Secretario General de la actual Comisión Directiva. En realidad son dos las empresas mencionadas en la denuncia que la CD presentó el lunes en la Fiscalía General: “Fue y Vino SA”, radicada en la ciudad de Córdoba; y “Vida Milano SA”, con dirección en Capital Federal.

La obra se inició en mayo. La empresa proveedora del césped prometió mandarlo, pero no lo hizo ni respondió intimaciones.

“En diciembre nos hicieron pagar un cheque que se debía y nos dijeron que tal día llegaba todo en un camión, que mandáramos empleados al predio para que lo bajen, pero eso nunca ocurrió y nunca más nos respondieron. Mandamos una carta documento y una intimación, pero tampoco hubo respuesta”, amplió el dirigente que rubrica la denuncia junto al presidente Mauro Altieri.

Aurinegro Web quiso contactarse con los representantes de las empresas proveedoras y así conocer su versión de los hechos, pero no hubo suerte. Una de las personas no respondió a reiterados intentos. La otra, luego de una breve introducción del motivo de la llamada, se disculpó por problemas personales: manifestó que estaba en un sanatorio a punto de ser padre.

OTRA PUNTA

Además de la falta de respuestas de la empresa cordobesa, la dirigencia de Olimpo incluyó en la denuncia un acta de la Comisión Directiva anterior con fecha 1 de marzo y firmada por el entonces presidente Alfredo Dagna y el secretario Carlos Marchegiani. Allí, a contramano de la propia empresa proveedora que nueve meses después prometió enviarla, se afirma que el césped sintético en cuestión ya estaba en Bahía Blanca.

“El sintético se compró, se pagó con transferencias bancarias y cheques así que está todo más que claro, y se hizo un 80 o 90% del trabajo de base para poder colocarlo. Nunca recibimos el césped en marzo porque la obra finalmente empezó en mayo y se necesitaba que el terreno estuviera listo antes de que llegue a Bahía Blanca”, contó su versión el ex presidente Dagna, al tanto de la denuncia y a disposición de la dirigencia para tratar de destrabar la finalización de una obra que se inició durante su gestión.

Fragmento del acta de Comisión Directiva del 1-3-2017: “Se encuentra en Bahía Blanca la alfombra de césped sintético”.

“La denuncia no es contra la dirigencia anterior ni contra las empresas, lo que necesitamos es que la Justicia investigue el tema”, aclaró el secretario Udi. En el mismo sentido se manifestó Hernán Albisu, vicepresidente y quien personalmente en su momento se comunicó por este asunto tanto con las empresas como con Dagna: “No sabemos qué pasó y lo que queremos es tener el césped para terminar la obra”, expresó.

Entre la omisión de la empresa proveedora para contestar la intimación, y el acta de la Comisión Directiva anterior que afirma que el césped está en Bahía, la denuncia presentada por el club sugiere algunas hipótesis: robo o hurto del césped, estafa de parte de los proveedores, falsificación del acta de Comisión Directiva y el agravante de que se trata de fondos públicos que permitieron el acuerdo. La investigación determinará qué figuras jurídicas corresponden y quiénes son los responsables.

Tom Wichter

Comentarios

comentarios