Quilmes-Olimpo


Ni premio consuelo para este desconsuelo. Olimpo apostó a los nervios de un rival que se jugaba la permanencia, pero ni las chances que proporciona
betway.lat fueron suficientes: el bahiense fue preso de sus propias angustias, dio ventajas atrás y se despidió de la B Nacional con un 1-3 de visitante ante Quilmes.

Durante media hora los caminos al arco de Viola parecieron cerrados porque fueron pocos los momentos en los que la pelota circuló por el piso. Y cuando eso ocurrió el repliegue del Aurinegro funcionó para salir de contra, intentar contragolpes y evidenciar espacios defensivos del local.

Faltó un pase o una decisión acertada para que algún delantero bahiense quedara frente al arquero. Pero aún sin esa puntada final y con poca posesión de pelota el ritmo del juego lo marcaba el equipo de Broggi. La sensación era que Olimpo podía ganar el partido con un poco de puntería y solamente podía perder por alguna falencia propia que estropeara todo lo hecho hasta ese momento.

A los 31 minutos llegó la invitación. La jugada se inició en un saque lateral, nadie obstaculizó el centro, el delantero cabeceó sin marcas y dio la impresión de que Viola quedó a mitad de camino entre esperar en el arco y buscar el puñetazo.

El 0-1 ocurrió en un segundo que cambió todo. En el resultado, lógicamente, pero también que paralizó las intenciones de Olimpo y renovó la confianza de Quilmes, un equipo que durante un buen rato no pudo asociar pases sin que se notaran los nervios y que de repente, a los 42 minutos, casi convierte un gol de chilena a través de uno de sus defensores centrales.

Nunca hubo síntomas de recuperación. Áxel Rodríguez perdió sus duelos individuales y Enzo Coacci no pudo aprovechar su velocidad ante el ingreso de un defensor central pesado que entró por la lesión de un compañero. Pero la vulnerabilidad más grande estuvo en la zaga central, tanto en las pelotas aéreas como en los duelos de velocidad. No es la primera vez que ni Díaz ni Sánchez ofrecen esas garantías y la consecuencia es que, salvo un resultado inesperado, al final del torneo el Aurinegro será el equipo al que más goles le convirtieron.

El ingreso de Argüello intentó reforzar la delantera y modificar el dibujo táctico a un 4-4-3, pero el Cervecero enseguida encontró espacios por el costado izquierdo de la defensa y en un rato liquidó el partido: a los 21 minutos Anselmo cabeceó al gol de pique al suelo y a los 30, con la defensa trotando resignada, habilitó a Lluy. 

A cinco minutos del final Graciani convirtió en gol un zurdazo que apenas sirvió para evitar la goleada. Y eso es todo lo que se puede decorar a esta altura: Olimpo es el peor promedio de su tabla y finalizará entre los cuatro o cinco peores puestos de las posiciones. El dolor es grande, pero el sufrimiento de cada fin de semana se terminó. Ahora es tiempo de gestionar para resolver las consecuencias de esta pesadilla.


SÍNTESIS

Quilmes (3): Ledesma; Lluy, Alegre, Mieres, Noble; Imbert, Max, Bellone, Obregón; Anselmo y Blanco. DT: Leonardo Lemos.

OLIMPO (1): Viola; Lazo, Díaz, Sánchez, Llambay; Lacunza, De Iriondo, Vega, Coacci; Rodríguez y Gallegos. DT: Marcelo Broggi.

Goles: PT. 31´Bellone (Q). ST. 21´Anselmo (Q), 30´Lluy (Q) y 39´Graciani (O).

Cambios en Olimpo: ST. 20´Argüello x Coacci y 32´Graciani x Llambay.

Árbitro: Ariel Penel.

Estadio: Ciudad de Quilmes.

Comentarios

comentarios